lunes, 28 de octubre de 2013

Bienvenidos a mi morada

Pasad, acercaos, os presento mi morada. Seguro que os llevaréis una decepción, pues desde fuera puede parecer un lugar más o menos bonito y estable, pero por dentro es más bien desagradable, pues este es mi pozo de palabras y es bien sabido que los humanos tendemos a desarrollar una mayor necesidad de expresarnos cuanto peor estamos.

Una vez he dejado claro que la temática de este blog será oscura y posiblemente desagradable y deprimente, paso a explicar por qué he decidido abrirlo.

Hace un tiempo decidí abrir un blog privado, un blog que solo podía leer yo misma, un blog en el que me sumergía en mis pensamientos sin tener que pensar en un público. Pues bien, este es el hijo que engendró aquel blog.

La dinámica será la siguiente: yo seguiré escribiendo en el otro blog sin intención de publicarlo, y según vaya pasando el tiempo, lo pondré aquí. Por supuesto me reservo el derecho a elegir qué publico y qué no, pero si no publico algo será, en la mayor parte de los casos, porque no merece la pena ser leído.

Dicho esto, solo me queda aclarar que aquí veréis sólo mi lado más oscuro, más pesimista o, en su defecto, más reflexivo. Es decir, sólo vais a ver parte de lo que soy, y por tanto, lo que diga solo será parte de lo que pienso, y eso significa que por mucha desesperación que veáis aquí, el hecho de que me moleste en publicarlo sólo significa que ni estoy tan mal ni soy tan pesimista.



Que tengáis un buen día.